domingo, octubre 10

Una familia con muchas tablas

 Madre e hija, que llevan varios años dedicándose al teatro y a la danza, comparten de nuevo escenario?con el espectáculo «... As 3»


as dúas...no espectáculo "As tres..."


 Carmen Cotelo Rama confiesa que llegó al teatro «por casualidad», como terapia para superar una depresión que sufrió hace más de una década. «Recomendáronme o ioga e a relaxación, pero iso poñíame peor, recupereime cando descubrín o teatro. Era unha afeccionada, pero dixéronme que o facía ben e animáronme a seguir. Ata hoxe», explica la actriz carballesa que ayer participó en la Rúa dos Contos, una de las actividades paralelas del Festival Internacional Outono de Teatro (FIOT) de Carballo. Se subió al escenario de La Tentación acompañada por Noemí Miranda, y su hija, Alba Fernández Cotelo, que ayer debutó en ... As 3 , un espectáculo de cabaret y mucho humor que Carmen puso en marcha hace casi un año y que dirige junto a Pablo Reboleiro. «O espectáculo iniciámolo Noemí, Vera López e máis eu, pero Vera marchou a facer un curso e por iso entrou Alba», cuenta Carmen. «As dúas levámonos moi ben, pero xa lle dixen que neste espectáculo mandaba eu», bromea.
Espectáculos
No es, sin embargo, la primera vez que madre e hija comparten escenario. Alba, por quien sus padres dejaron Carballo para que pudiese estudiar Danza en A Coruña, también participó en la obra Alba , un montaje de la compañía Artestudio en el que las dos actrices de la familia Cotelo hacían de madre e hija. «Era algo moi dramático, porque ela morría asasinada», explica Carmen, quien reconoce que los papeles trágicos siempre se le dieron bien. «Facía chorar a todo o mundo», dice. Hasta que dio rienda suelta a su humor negro. «Descubrín a miña parte cómica nun curso de Manicómicos. Sabía que a tiña, pero descoñecía que o tivese tan marcado. Agora encántame a traxicomedia, niso son moi galega», añade Carmen, quien es capaz de sacar tiempo de donde sea necesario para compaginar todas las actividades artísticas en las que está metida.
Cotelo Rama, que de joven participaba en el grupo de teatro del instituto Alfredo Brañas, donde estudió, y también colaboró con las compañías Teatro do Andamio y Manicómicos, forma parte de la Escuela Municipal de Carballo -«teño moitas ganas de que funcione ben, porque aquí sempre houbo moita tradición e o pobo merece un grupo estable», dice-, imparte clases en el centro de la tercera edad de Carballo (donde sus alumnos la adoran), y ahora está volcada en el teatro social.
Nuevas técnicas
Durante su etapa como relaciones públicas en el Circo de los Muchachos, donde también ejerció de presentadora y hacía absolutamente de todo -«menos actuar»-, Carmen viajó por todo el mundo y conoció los métodos del Teatro do Oprimido, ideado por el brasileño Augusto Boal. Años más tarde, se reencontró con la técnica en Portugal y decidió introducirle en Galicia, donde fundó el grupo Teatro do Oprimido de A Coruña, que ha puesto en marcha el programa Trocando peles, con el que ha visitado gran parte de los institutos de las provincias de Lugo, Pontevedra y Ourense. «Gustaríame levar as obras ao Alfredo Brañas», confiesa. Se trata, explica, de espectáculos educativos, en los que tratan temas como la emigración, la salud lingüística o la identidad sexual. «É unha actividade moi participativa, xa que os rapaces, tras coñecer a problemática, teñen que participar con nós para solucionar o problema», explica Carmen, quien siempre se ha sentido muy unida a las causas sociales. Ayudó a fundar la asociación antidroga Vieiro y también colaboró en programas educativos puestos en marcha en cárceles madrileñas.
Cotelo Rama casi ha tocado todos los palos artísticos -«a improvisación é o que máis me gusta», confiesa-, pero, la danza se la deja a Alba, que comenzó con el ballet con solo tres años. «Comencé en la Casa da Xuventude a los tres años y fue mi profesora, Estrella, la que me animó a matricularme en el Conservatorio de Ballet de A Coruña. Por eso, cuando tenía nueve años, nos mudamos y dejamos Carballo. Mi familia me apoyó muchísimo, sin ellos todo lo que hago ahora sería imposible», cuenta la joven artista, que tras ocho años de formación en ballet clásico optó por el teatro y la danza contemporánea. Trabaja desde los 17 años y junto a Estefanía Gómez fundó As Dríadas, una compañía de danza contemporánea y hip-hop con la que ha actuado en numerosas ocasiones por la Costa da Morte, y también forma parte de Artestudio Teatro, con quien ha presentado, entre otros, el espectáculo A volta ao mundo nunha hora .
Ahora, el nuevo reto de la joven es ... As 3 , una propuesta que Alba Fernández Cotelo acogió con mucha ilusión. «El cabaret es algo muy diferente a todo lo que había hecho hasta el momento, pero me apetece muchísimo. Es otro escenario, mucho más cercano al público y requiere mucha más interactuación», explica. Estará, dice, a las órdenes de su madre, pero está segura de que todo irá bien. «Nos llevamos muy bien», asegura. Y se nota.

0 comentarios :

Publicar un comentario